viernes, 8 de agosto de 2014

Capitulos 55º 56º 57º y 58º

CAP 55.-
Pero Tom tampoco se lo había pedido. Nunca le había dado ninguna señal de que pensara en ella en aquellos términos. No actuaba como si estuviera preparado para asentarse y formar una familia. Entonces, le acarició la cadera.

Tom: ¿En qué estás pensando?

_____ decidió una verdad a medias.

Tu: Que es una pena que me vaya a Nueva York a finales de agosto.

El la apretó más.

Tom: ¿Porque esto es divertido, quieres decir?
Tu: Sí.

Más que divertido; se había unido a él con alma y cuerpo, pero no se atrevía a decírselo.

Tu: Sí, es divertido, pero casi es mejor que tengamos un límite de tiempo. No podríamos mantener el secreto si durara mucho más.
Tom: Cierto.

Quizá él estuviera contento con aquel secreto para poder mantener la amistad intacta con sus hermanos. La única forma en que consentirían que _____ y Tom tuvieran relaciones sexuales sería si estuvieran casados, y no parecía que Tom quisiera el matrimonio de momento.

Tom: ¿Lista para bañarnos desnudos?

_____ se dio la vuelta hacia él.

Tu: ¿Seguro?

Tom le dio un rápido beso.

Tom: Claro. Estamos calientes y pegajosos y nos sentará bien. Además, es parte de tu educación.
Tu: Tom, no creo que podamos hacer el amor en medio del río.
Tom: ¿Por qué no? ¿Porque no viene en tu libro?
Tu: Porque no tendremos ningún bolsillo donde guardar un preservativo.
Tom: Vamos, no es la única forma. Verás lo que pasa cuando estés desnuda hasta la altura de los muslos. Ya improvisaremos.

Le había despertado la sensualidad de tal manera que la convenció con facilidad de que aceptara al río como amante. Manteniéndola sujeta, sumando sus propias caricias a las del río, dejó que la corriente la acariciara de forma íntima llevándola a un crescendo de sensaciones. En el momento del alivio, _____ no pudo decir si era el agua burbujeante o las manos de Tom lo que la había llevado al límite. La excitación la asaltó. Aquello era otra de las cosas que le encantaban de Tom. Cada vez que ella sugería algo nuevo, él usaba también su imaginación para sorprenderla.
Y eso fue lo que hicieron, improvisar aunque chapotearon, se salpicaron y rieron hasta que él la tuvo en la posición deseada. Entonces, Tom la tomó en brazos antes de que terminaran los estertores de placer y le hizo el amor de nuevo en la manta con los cuerpos todavía mojados. _____ nunca había sentido una libertad tan triunfal. Se sentía ligera, sutil y capaz de todo. Se retorcieron en la manta y alternaron las diferentes posiciones para conseguir el placer más increíble.
_____ estaba segura de que Tom estaba disfrutando. Sus murmullos así se lo indicaban y, cuando su tono se hizo ronco, supo que estaba al borde del límite. Cuando por fin él se rindió a la pasión, lo abrazó con fuerza y absorbió los fuertes temblores de su cuerno. No podía imaginarse vivir sin aquello, vivir sin él. Quizá si lo amara lo suficientemente bien durante el resto del verano, Tom comprendería que tampoco podía vivir sin ella.
El verano pasó con demasiada rapidez para el gusto de _____. Por cada forma creativa de hacer el amor que a ella se le ocurría, Tom aparecía con una propia. _____ sugirió pasar un día en Phoenix donde nadie los conocía y se pasaron el día entero en la cama de un motel. La siguiente vez, Tom la llevó en la avioneta a Flagstaff, donde siguieron el arroyo de una montaña e hicieron el amor en un campo lleno de margaritas bajo el brillante cielo azul.
Las intensas horas que pasaba con Tom parecían pintadas de brillantes colores mientras que el resto de sus actividades rutinarias se le hacía gris. Ni siquiera los planes de la fiesta de sus padres le parecían muy reales porque no podía contarles a sus seres queridos lo más importante y significativo que le había pasado ese verano, que se había enamorado perdidamente de Tom.
Y deseaba contárselo al mundo entero. Sobre todo se moría por confiar en su madre y poder hablar de Tom delante de sus cuñadas como ellas hablaban de sus maridos.
Tom parecía tan involucrado con ella como ella con él, pero ni una palabra de compromiso había salido de su boca. Durante los ardientes días estivales compartieron todo, menos un futuro. Y aunque compartir el secreto con Tom le había parecido esencial al principio, ahora estaba harta. Pero a menos que él aceptara, no podía contárselo a nadie. Y eso le dolía en el alma.

CAP 56.-
Hacia la primera semana de agosto, Tom había llegado a la dolorosa conclusión de que debía romper con _____. Debería haber acabado su relación mucho antes, de hecho. Era evidente que él era bueno para la cama, pero no lo bastante bueno como para que _____ considerara cambiar sus planes profesionales ni para que el mundo supiera su relación. Había intentado ver si su decisión de irse vacilaba, pero no había notado ninguna señal.
Mientras se dirigía a su casa para otra noche de pasión, maldijo para sus adentros. Si no podía considerar el sexo con ella como un rápido revolcón en el heno para olvidarse en cuanto se hubiera ido, sería mejor cortar cuanto antes.
De hecho, eso sería lo que haría. Y esa misma noche. No haría el amor con ella a pesar de lo que le costara. Su cordura estaba en juego.
Entraría en su casa y le diría que aquella actividad le estaba robando demasiado tiempo y tenía que ponerse al día con los papeles del rancho, lo que en parte era cierto.
Llegó al único semáforo del pueblo cuando se puso rojo y, a pesar del ser el único coche en llegar al cruce, se detuvo. Mientras esperaba por el verde, un claxon pitó tras él.
Al mirar por el retrovisor vio a Rhino con Hammer. Tom alzó la mano para saludarlos y Rhino salió de la furgoneta y se acercó a la ventanilla de Tom.

Tom: ¿Qué tal? -saludó al bajar el cristal.
Rhino: Joan y Deena se han ido al cine y a Hammer y a mí nos apetecía echar una partida de dardos. ¿Qué dices?

Tom vaciló sólo un segundo. Si tenía algún sitio al que ir le costaría menos cortar con _____.

Tom: De acuerdo, pero tengo que pasar por casa de _____ unos minutos, así que estaré allí en una media hora.
Rhino: Estupendo. Ya lo tienes en verde.

Tom arrancó y pensó que el destino debía haber llegado en forma de Rhino y Hammer. Si acababa con _____ esa noche, sus hermanos nunca descubrirían las actividades que habían tenido lugar delante de sus narices. Y ella también necesitaría un tiempo para recuperarse antes de ir a Nueva York. Podía no darse cuenta todavía, pero también lo pasaría mal intentando olvidar lo que habían compartido ese verano.
Durante el resto del camino hasta casa de _____, se repitió todas las razones para terminar su aventura. Todas eran buenas razones y, sin embargo, se sentía como si le hubieran tirado una carga de cobre sobre el pecho. Saber que nunca volvería a hacer el amor con _____ le resultaba insoportable. Tenía que ser fuerte.

CAP 57.-
Una música exótica con una pulsante percusión llegaba desde la habitación de _____ y Tom se excitó al instante pensando en lo que le tendría preparado. Pero, fuera lo que fuera, resistiría. Aunque tal y como era _____ no iba a ser fácil.
Ahora que lo pensaba, la aventura sexual le pegaba a la perfección. Cuando eran pequeños también lo había tentado con ideas excitantes. La lancha que habían construido y en la cual casi se habían ahogado, la expedición para cazar caballos salvajes, el viaje para explorar una caverna… todo habían sido ideas de ella. Dios, no sería fácil salir de allí y olvidar la excitación de amarla, pero a largo plazo tendría que aprender a vivir sin la suave boca de _____, su calor, su húmedo cuerpo, su...
Se quedó en el umbral de la puerta y sintió debilitarse su resolución.
_____ estaba bailando. Y no era precisamente una danza ordinaria. Llevaba pantalones transparentes que se ajustaban a sus caderas, un sujetador de brocado con monedas prendidas, un ancho brazalete de color oro en el antebrazo y un velo cubriéndole la nariz y la boca. Era la viva imagen de una princesa de harén completa con unos diminutos cimbales metidos por los dedos. Mantenía el compás con ellos mientras giraba las caderas con el ritmo más seductor que Tom había visto en su vida.

Tu: ¡Sorpresa! -su sonrisa era apenas visible tras el velo-. Llevo semanas practicando -siguió bailando mientras le incitaba a sentarse en la silla que había colocado en una esquina-. Y ahora voy a bailar hasta que te vuelva loco. Disfrútalo.

El ligero velo producía el efecto más increíble, resaltando la sensual mirada de sus ojos y haciéndole desear con locura su boca simplemente porque no la podía ver muy bien.
Pero no podía besarla. Tenía algo que decir aunque no podía hacer el anuncio en el acto. Después de todo, ella había estado practicando aquel baile durante semanas para sorprenderlo. Al menos, le debía la cortesía de contemplarlo.
Y además, no podía apartar los ojos de los movimientos rotatorios de sus caderas. Se preguntó lo que sentiría si... No, no pensaba hacerle el amor esa noche, así que se iría en cuanto terminara la danza.
Se desplomó en la silla e intentó aparentar un leve aburrimiento mientras ella danzaba a su alrededor con movimientos cada vez más rápidos.Tom  tragó saliva. Entonces, _____ empezó a añadir una nueva dimensión al baile con un suave balanceo de sus senos, que hacía bailar todas las monedas. Tom se humedeció los labios resecos.
_____ se acercó más rozándolo con la cadera al bailar. Su vientre aumentó de velocidad y entonces se inclinó hacia adelante sacudiendo los senos tan cerca de su cara que hasta pudo ver las pequeñas gotas de sudor y la perla que llevaba allí todo el verano.

Tu: Desabróchate los vaqueros -susurró ella.

Tom la miró a los ojos. Aquello no estaba saliendo como lo había planeado.

Tom: No, _____. Yo...
Tu: Hazlo -susurró ella con más urgencia bailando alrededor de él con aquel enloquecedor ritmo erótico de las caderas-. Te deseo, Tom y sé que tú también me deseas.
Tom: Pero...
Tu: Ahora.

Sin dejar de bailar, se sacó los cimbales y se metió la mano en la banda ancha de los pantalones para sacar un envoltorio que había guardado antes. Se ondulo más hacia él y le metió el preservativo en el bolsillo de la camisa.
Tom estaba perdido. La excitación que sentía era tan grande, que le hacía hasta daño. No podría salir en ese momento de aquella habitación aunque su vida dependiera de ello. Tanteó con dedos torpes los botones de la bragueta con el corazón desbocado ante la fascinante agitación de sus senos y la rotación de sus caderas. Se sacó el preservativo del bolsillo de la camisa y casi se le cayó al suelo cuando ella le metió las manos entre las piernas y de alguna manera, desabrochó los pantalones sin perder el ritmo.

Tu: ¿Estás impresionado? -preguntó con suavidad.
Tom: ¡No lo dudes!

Y temblado de necesidad consiguió ponerse el preservativo mientras ella bailaba más cerca con las monedas flotando ante el tembloroso ritmo de sus senos.

Tu: Tú quédate completamente quieto. Voy a hacértelo yo todo.

Por muy increíbles que fueran los movimientos de su cuerpo, él estaba totalmente cautivado por sus ojos y no podía apartar la vista de ellos.
Sin perder el compás de la música con las caderas, _____ apoyo las dos manos en sus hombros y montó a horcajadas en la silla. Entonces empezó a descender lentamente con un movimiento tan sensual que le hizo gemir de placer. Y mientras usaba todos los sensuales movimientos aprendidos para hacerle el amor de forma increíble, Tom no podía apartar la mirada de sus ojos ardientes buscando la profunda emoción que lo asaltaba siempre que estaban juntos de aquella manera.
Y la encontró. Mientras su ritmo aumentaba, sus ojos le dijeron que sí, que sentía lo mismo que él y que su corazón estaba tan atrapado como el de él.

Tom: Te quiero.

Por primera vez en su vida aquellas palabras significaron algo especial, algo tan real que casi podía tocarlo.
Los ojos de _____ eran una pura brasa.

Tu: Te quiero -murmuró ella también.

Lo asaltó una alegría tan intensa que cerró los ojos por miedo a soltar lágrimas de alivio. _____ lo amaba y todo saldría bien. Mientras sus movimientos se hacían más desinhibidos y su grito de alivio llenaba la habitación, él se abandonó a un clímax en que dejó el alma.

CAP 58.-
Se quedaron pegados unos minutos con la cara de _____ sobre el hombro de Tom. Él le frotaba la espalda con suavidad sin saber qué decir. Deseaba que las primeras palabras salieran de ella, escuchar que ya no iría a Nueva York.

Rhino: ¡Eh, gran Tom! ¿Dónde te has metido, compañero? -les llegó la inconfundible voz desde el salón.

_____ saltó del regazo de Tom y corrió hasta la puerta para pegarse a ella con los ojos muy abiertos.


Tu:  ¡Oh, Dios!

Tom la miró. Se había olvidado por completo de que había quedado con Rhino y Flammer en el Ore Cart.

Rhino: ¡Eh, Tom! -gritó de nuevo esta vez ya desde el pasillo-. ¿Qué es lo que pasa?

Tom se puso en acción levantándose de la silla.

Tom: Bueno... Salgo en un minuto. Cierra -le murmuró a _____.
Rhino: ¿Por qué no puedes salir ahora?

La voz de Rhino sonó sospechosa. Cuando oyó el pestillo, Tom se dirigió al cuarto de baño.

Tom: Sólo dame un minuto, ¿de acuerdo?
Rhino: ¿Qué pasa? -la voz de Rhino sonaba ya enfadada-. ¿Está _____ contigo?
Tu: Sí, estoy aquí, Rhino. Ve al salón. Enseguida iremos.

Tom terminó con rapidez en el cuarto de baño.

Tom: ¡Dios, lo siento, _____!
Tu: No es culpa tuya.

_____ ya se había quitado el sujetador de brocado y se había puesto uno simple.

Tom: Sí es culpa mía. Me encontré con ellos cuando venía para acá y quedé en jugar una partida de dardos.

Ella se dio la vuelta mientras se abrochaba el cierre delantero.

Tu: ¿Y por qué? No pensabas quedarte, ¿verdad?
Tom: No.

_____ se puso pálida.

Tu: Ibas a romper, ¿verdad?
Tom: Bueno, sí iba a hacerlo, pero...
Tu: No hace falta que me expliques más -le tembló la voz y se apartó de él.
Tom: ¡_____, maldita sea. Yo...
Tu: ¡Vete! ¡Lo digo en serio, Tom!

Tom sintió un nudo en la boca del estómago.

Tom: ¿Qué quieres que les diga?
Tu: Podrías empezar por la verdad. Ya no podemos inventarnos una historia a estas alturas. Nos han pillado, Tom. No hay forma de que podamos salir de esto.
Tom: ¡Si la hay, maldita sea! Podríamos decir que estamos enamorados.

_____ se puso una camiseta.

Tu: Gracias por la idea, pero preferiría que no lo hicieras.

O sea que le acaba de decir que lo amaba pero no quería que nadie más lo supiera. Y por la forma en que estaba actuando, estaba seguro de que se iría.
Sin decir una palabra más, Tom salió de la habitación para enfrentarse con sus inquisidores.
Había estado a punto de romper con ella. _____ contuvo las lágrimas mientras se vestía. Sí, podía amarla, como había dicho en un momento de pasión. Probablemente, se lo habría dicho a otras muchas mujeres mientras le daban placer sexual, pero sin deseos de casarse con ninguna de ellas. Ella era sólo otra de sus conquistas.




CHICAS!!! HOLAAAA!!! VOLVI :))) QUE LES PARECIERON LOS CAPS ... POBRE _____ NO? ELLA CREE QUE TOM NO LA AMA CUANDO ES VERDAD, EL LA AMA Y MUCHOOOOO!!!! POBRECILLA ... Y TOM QUIERE QUE NO SE VAYA :(( QUE PASARA AHORA?? COMO CREEN QUE LOS HERMANOS DE LA ____ REACCIONARAN?? COMENTEN 2 O MAS Y AGREGO ... HASTA PRONTO :))

2 comentarios:

  1. Guaooooo jajaja estuvo genial el cap, casi q los descubren aunque para mi ya tienen sus sospechas y ahora q pasara???? Tom se enfrentara a ellos?? hayy (Tn) piensa q Tom no la ama y en verdad si la ama q pasara?? estoy muy intrigada sube prontoo pleaseeee me encantooo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo q le daran una paliza!

    Sería estupendo q los obligue a casarsee!!

    Siguelaa Virgij..

    ResponderEliminar