jueves, 31 de julio de 2014

Capitulos 47º 48º 49º y 50º

CAP 47.-
Tu: No querría perder tu amistad.
Tom: No la perderás.
Tu: ¿Me lo prometes?

Él sonrió.

Tom: Por la tumba de Tutankamón.

_____ inspiró con intensidad.

Tu: Entonces supongo que me gustaría ampliar mi proyecto de verano y adquirir.., mas experiencia.

La sonrisa de Tom se desvaneció.

Tom: De acuerdo. Entonces eso es lo que haremos -dijo mientras empezaba a ponerse la ropa.
Tu: Espera. Pensaba que íbamos a...
Tom: Si esta experiencia hubiera sido el final de la carretera, probablemente me quedaría toda la noche amándote, pero si tenemos todo el verano no debemos arriesgarnos.

_____ lo deseaba tanto, que estaba temblando, pero se mordió la lengua para no suplicarle que se quedara.

Tu: ¿Cuándo... vas a estar libre otra vez?

Tom se acercó al borde de la cama y se sentó con la camisa abierta.

Tom: ¿Estás intentando fingir que no me deseas tanto como para no poder pensar con claridad?
Tu: Yo...
Tom: Porque es así como te deseo yo. No quiero irme esta noche, pero los dos sabemos que tengo que hacerlo y cuando antes, menos nos costará. Deseo verte mañana por la noche y la noche siguiente y si por mí fuera me pasaría el verano aquí, en tu habitación.
Tu: ¿De verdad?
Tom: No se me ocurre nada más dulce. Pero tendremos que tener cuidado o la gente sospechará. Tenemos que esperar un poco antes de vernos de nuevo.

_____ gimió de frustración.

Tu: Entonces, ¿qué te parece el martes por la noche?
Tom: Demasiado pronto. Y el miércoles es la sesión de póquer. Esto va a ser una prueba dura ahora que lo pienso.
Tu: Tom, me estás torturando.
Tom: No más de lo que me estoy torturando a mi mismo. Escucha, el jueves por la noche habrá luna llena. Vamos a dar un paseo hasta el río.

A _____ se le desbocó el pulso.

Tu: ¿Se supone que debo llevar el vestido suelto sin nada debajo?

Él sonrió.

Tom: Buena memoria.
Tu: ¡Como si pudiera olvidarme de ese sueño tuyo!
Tom: Bueno, no te pediré tanto. Además, no tienes el pelo largo.
Tu: Podría ponerme una peluca.

La sonrisa de él se ensanchó.

Tom: Me gusta tu pelo como está. Pero podrías ponerte lo menos posible sin que se te note. Y no te preocupes por mancharte. Llevaré una manta y dos toallas.
Tu: ¿Toallas?
Tom: ¿Nunca te has bañado desnuda a la luz la luna?
Tu: ¿Estás loco? Con lo brutos que son mis hermanos... ¿Y tú lo has hecho?
Tom: Un par de veces.
Tu: ¿Con una chica?
Tom: Quizá.

CAP 48.-
_____ se sintió loca de celos, pero no quería que él lo supiera y apartó la mirada.

Tu: Ya sé que es una ingenuidad creer que no. ¿Las llevaste... a nuestro rincón secreto?

Él la asió por la barbilla y la obligó a mirar

Tom: ¿Crees sinceramente que llevaría a nadie a nuestro rincón secreto? Es un insulto que pienses una cosa así.
Tu: ¡Oh, Tom! -no pudo ocultar la sonrisa de felicidad-. Gracias. Hubiera odiado que hubieras llevado a alguien allí, desnudo o vestido, con sexo o sin sexo.
Tom: Ya lo sé. Por eso no lo he hecho nunca. Pero quiero hacer el amor contigo allí, en la arena. Y quizá en el agua.

_____ se humedeció al imaginarlo.

Tu: No sé si podré esperar hasta el jueves por la noche.
Tom: Yo tampoco. Pero no lo quiero estropear todo. Mientras tanto...

Se inclinó y la besó con fiera posesión en la boca.

Tom: Ve al corral a las siete y media el jueves por la noche -murmuró contra sus labios.
Tu: Lo haré.

Tom se levantó a pesar de su intento por retenerlo y miró a su alrededor.

Tom: Supongo que tendrás que cambiar esto por si aparece alguien de tu familia.
Tu: Supongo que sí, pero lo instalaré otra vez si quieres.
Tom: ¡Oh, claro que quiero! Tenemos un asunto pendiente en esta habitación, algo relacionado con pañuelos de seda y guantes de piel.

_____ se estaba volviendo loca de deseo.

Tu: Tom, si condujeras la furgoneta hasta el bar y volvieras, quizá...
Tom: No -agarró el pomo de la puerta antes de ceder a la debilidad-. Es mejor que me vaya. Tampoco quiero que nadie sepa que dejé la furgoneta toda la noche al lado del bar. Y puede que me vea alguien abandonar tu casa al amanecer. Si de verdad queremos mantener esto en secreto todo el verano, será mejor que tengamos cuidado.

Ella suspiró.

Tu: Supongo que tienes razón.
Tom: ¿No la tengo siempre?
Tu: ¡No, no la tienes, hombre arrogante!

Se rió y le lanzó un cojín, que él atrapó con una sola mano.

Tom: Has perdido puntería, Lambert. Debes estar desentrenada. ¿Cuándo ha sido la última vez que has lanzado una pelota de béisbol?
Tu: No lo sé. ¿Quieres que practiquemos el jueves por la noche en vez de ir al rió?
Tom: ¡No!
Tu: Entonces sal de aquí. Tengo más que leer.

El comentario produjo el efecto deseado e hizo que a Tom se le inflamaran los ojos de deseo.

Tom: De verdad que sabes cómo enganchar a un hombre.
Tu: Te prometo contarte todo lo que lea.

Tom esbozó una sonrisa.

Tom: Ah, de paso, enhorabuena por tu nuevo estado.
Tu: Gracias. Creo que va a gustarme.
Tom: Yo sé que a mí sí. Este es con diferencia el mejor proyecto de verano de toda tu vida.

Con un guiño desapareció en el recibidor.
_____ escuchó hasta que oyó cerrarse la puerta principal. Entonces, se levantó, se puso una bata y se acercó al recibidor. Quizá cambiara de idea y volviera con tanta necesidad de amarla como ella tenía de él. Pero el ruido del motor se fue alejando al mismo tiempo que sus faros se desvanecieron por el camino.
Apenas podía soportar que se hubiera ido. La había llevado de la inocencia al conocimiento y ahora le deseaba tanto, que era como una obsesión. Quizá hubiera sentido lo mismo por cualquier hombre que la hubiera desflorado, pero lo dudaba.
Por una parte, ningún otro hombre la hubiera conocido lo suficiente como para hacer que aquella experiencia fuera tan cegadora.
Ningún otro hombre hubiera tenido la ternura y cariño que Tom había mostrado en cada paso del camino. Y ella no se podía imaginar a otro hombre más bello en el acto de hacer el amor.
Y mientras estaba allí de pie escuchando se desvanecía por fin el sonido del motor descubrió la debilidad fatal de su plan. Si no podía soportar que se fuera después de pasar una noche haciendo el amor con él, ¿en qué estado quedaría cuando el verano llegara su fin?

CAP 49.-
_____ estaba buscando cualquier distracción para pasar el tiempo hasta el jueves por la noche. Cuando la mujer de Hammer, Deena, la llamó el martes por la mañana para sugerirle ir con todos los niños a la piscina, se apuntó encantada.
Deena, una morena pecosa que había sido una de las mejores amigas de _____ en secundaria, trabajaba de maestra. Tenía los veranos libres, situación que pensaba mantener hasta que sus hijos, Jason, de cinco años y Kimberly, de cuatro, fueran algo mayores. Joan llevó a Sarah y a Joe y Cindy encontró a una sustituta para que le cambiara el turno en la tienda de recambios donde trabajaba. La única que no pudo organizarlo fue la recién casada Suzie.

Deena: ¿Y sabéis que es la que está mejor en traje baño? -comentó cuando las mujeres instalaron en una esquina del área de césped con las mecedoras y una nevera con sándwiches y zumos.
Joan: Bueno, no sé si Suzie ganaría la competición en traje de baño, pero _____ está impresionante con ese traje de baño rojo.

_____ se miró a sí misma un poco avergonzada.

Tu: ¡Pero si soy la misma de siempre!
Deena: Quizá -dijo Deena mientras le ponía crema a Jason-. Pero tienes un aspecto estupendo. ¿Estás haciendo ejercicio?
Tu: No.

_____ sólo esperaba no estar sonrojándose. Seguramente no podía notársele el haber dejado de ser virgen. Por dentro, se sentía una mujer diferente, pero debía estar exactamente igual. Tom tampoco podía hacer milagros.

Cindy: Tienen razón -apoyó -. Tienes como un cierto brillo -se rió-. La gente dice que les pasa a las embarazadas y yo sigo esperándolo. Lo único que yo me siento es más gorda.
Tu: Creo que son sólo imaginaciones vuestras -dijo _____ deseando cambiar de tema-. ¡Vamos, niños! ¿Quién está listo para bañarse?

Un coro de gritos la contestó.
_____ había ayudado a todos a aprender a nadar y al mirarlos ahora con las caritas sonrientes sintió una punzada de pesar. Crecerían tan aprisa mientras ella estuviera fuera... Debía recordar y atesorar días como aquél en vez de considerarlos un tiempo muerto mientras esperaba a Tom.

Tu: ¡El último es un huevo podrido! -gritó antes de lanzarse al agua.

Al cabo de tres horas, las mujeres decidieron que el final perfecto sería ir a tomar un helado al Creaithy Cone. _____ se puso los pantalones cortos y las sandalias, se pasó los dedos por el pelo y decidió no ponerse camiseta. En verano, la mayoría de los clientes del Creamy Cone iban vestidos así.

Kimberly: Llévame, tía _____ -dijo al llegar.

_____ la ayudó a bajar de la furgoneta de Joan y se la apoyó en la cadera.

Joe: ¡Eh, mira! -gritó el hijo de Joan de seis años-. ¡Es tío Tom!

Tío Tom. Por supuesto, los niños siempre lo habían considerado de la familia, pero ese día, después de oírse llamar tía _____ durante horas, le pareció que sonaba diferente. Tía _____ y tío Tom.
La idea la sacudió con fuerza. No podía tener aquella fantasía, aunque fuera inconsciente. Y si era así, tendría que olvidarla en el acto. Tom sólo la estaba ayudando a solucionar un problema y, aunque lo estuvieran pasando muy bien en el proceso, no creía que a él se le hubiera ocurrido una relación de aquel tipo con ella o ya se lo habría dicho antes. No, definitivamente, Tom no podía tener sueños de felices para siempre con ella, pensó al verlo bajar de la furgoneta.

Sarah: ¡Eh, tío Tom! -lo llamó mientras se lanzaba a la carrera hacia el aparcamiento.
Joan: ¡Sarah! -gritó al ver un coche entrar con rapidez sin haber visto a la niña.

Pero Sarah ya estaba a un cuerpo por delante de su madre.
Sin soltar a Kimberly, _____ se lanzó a correr también aunque sabía que ni ella ni Joan llegarían a tiempo
En el último minuto, cuando _____ estaba demasiado horrorizada hasta para fritar, Tom se interpuso en el camino del coche, agarró a la niña y la apartó.
El conductor, un adolescente, apretó los frenos y saltó del coche.

Conductor: ¡Oh, Dios mío! No la había visto.

Tom apretó a la sollozante Sarah en sus brazos. Tenía la respiración jadeante.

Tom: Eso me pareció -miró a la niña-. ¿Estás bien, cariño?

La voz de la niña salió ahogada contra su camisa.

Sarah: Creo... que si...
Joan: iSarah! -Joan llegó hasta ellos y pasó un brazo por los hombros de su hija-. ¿Te has hecho daño? ¿Te duele algo?
Sarah: No... no.

La niña estaba al borde de las lágrimas.
Joan suspiró de alivio justo cuando Cindy y Deena llegaron a su lado y la abrazaron. Todo el mundo empezó a hablar a la vez mientras que Joan inspiraba para calmarse y recuperar el color…

CAP 50.-

Por fin, Joan alzó la mano para pedir silencio.

Joan: Bájala por favor, Tom. Sarah y yo vamos a ir hasta ese árbol a tener una pequeña conversación acerca de salir corriendo en los aparcamientos.
Joe: Yo no corro -anunció
Jason: Yo tampoco -coreó 
Kimberly: Ni yo -gritó desde los brazos de _____.
Tom: Y eso es lo que tienen que seguir haciendo -dijo Tom mirándolos con cariño.

El adolescente se acercó a Joan.

Conductor: Lo siento, señora Lambert. No debería haber venido conduciendo tan aprisa. Me han regalado el coche hoy y quería enseñárselo a mis amigos. No sé lo que habría hecho si le hubiera pasado algo a la niña. Joan agarró a su hija de la mano.

Joan: Por suerte no ha pasado nada. Te llamas Eddie, ¿verdad?
Eddie: Sí, señora. Eddie Dunnett.
Joan: Bueno, has tenido suerte, Eddie. Por suerte, todos hemos aprendido algo sin haber sufrido una tragedia. Sarah no debería haber salido corriendo sin mirar y tú deberías recordar lo peligrosos que pueden ser los aparcamientos, sobre todo éste en verano.
Eddie: Sí señora -Eddie miró a Tom-. Gracias, señor Kaulitz. Muchas gracias.
Tom: Me alegro de que todavía me queden algunos reflejos. Bueno, ¿estamos todos listos para tomar un helado? Yo invito.
Deena: En ese caso me tomaré el de banana split gigante –dijo con una sonrisa-. Iba a pedir el pequeño, pero si invita el caballero...
Tom: De acuerdo, pero pienso contarle a Liam que te has aprovechado de mí.

Deena lanzó una carcajada.

Deena: Has tenido suerte de que no esté aquí él, porque hubiera pedido el Terremoto.
Tom: Si hubiera estado él, no habría invitado.
Joan: Sarah y yo iremos enseguida. Joe, vete tú con los demás para poder hablar con Sarah en privado.
Cindy: Vamos, Joe -dijo estirando la mano.

A _____ siempre le había gustado la forma en que los miembros de su familia aceptaban la responsabilidad de todos los niños, no sólo de los propios. Un nieto de los Lambert tenía una buena cantidad de modelos adultos, y todos bastante buenos.

Tu: Vamos, pequeña -dijo ajustándose a Kimberly contra la cadera-. Me apetece uno de vainilla con gotas de chocolate.
Tom: Ése es mi favorito -dijo acercándose a su lado para inclinarse y revolverle los rizos dorados a la niña-. ¿Cómo está Kimmy hoy?
Kimberly: ¡Tío Tom! Me estás despeinando.
Tom: Pero si ya tienes el pelo despeinado de la piscina.

La niña se rió.

Kimberly: Sí.

_____ se preguntó si Tom habría notado que le había rozado un seno al tocar a la niña y, de repente, le dio vergüenza llevar el pelo despeinado y los pantalones arrugados. Hasta unos días atrás, nunca se había preocupado de su aspecto delante de Tom. Ahora hubiera deseado al menos haberse peinado.

Tu: Todos estamos un poco despeinados hoy.
Tom: Está bien -dijo acercándose a pellizcar a Kimmy en la nariz-. Me gusta que mis chicas estén despeinadas.

Esa vez, sí estuvo segura de que él también había notado que la había rozado. Tom mantuvo abierta la puerta abierta para ella y su aroma masculino se le subió a la cabeza. Tom llevaba puesta una camiseta y vaqueros y estaba más sexy de lo que cualquier hombre tenía derecho a estar. _____ hizo un esfuerzo por que sus cuñadas no notaran su reacción a él.

Tu: ¿O sea que te has tomado un descanso y te has escabullido del rancho para tomar un helado? ¡Vaya trabajo serio debes tener, Kaulitz!



HOLA!!! OTRO MAS ... ESPERO Y LES GUSTE ... HASTA PRONTO :))

2 comentarios:

  1. Ay esperar hasta el jueves. Que queda pyes.

    Yo si quiero q se casen.

    Siguelaaa me encanta :)

    ResponderEliminar
  2. No quiero esperar hasta el jueves :( me encantooooo se nota q a (Tn) le gusta mucho Tom jajaja ojala se casen yo no quiero q ella se vaya a Nueva York :( ojala Tom no lo permita, espero el proximo!!!

    ResponderEliminar